Siempre Dalí

Fue en 1840, gracias a la aparición de la nueva tecnología que permitía la fabricación de lunas de vidrio de gran tamaño, cuando los grandes almacenes pudieron llevar el arte del escaparatismo a un nivel superior, introduciendo espectaculares escenografías en sus jaulas acristaladas.

Sigue leyendo